Hablamos de tu salud

Salud y consejos

La importancia de los chequeos preventivos en deportistas

Octubre 28, 2019

Nos han enseñado que hacer deporte es bueno para nuestra salud pero pocas veces nos han advertido de los peligros que puede traer consigo practicar un deporte con una patología del corazón no diagnosticada. El deporte es la mejor medicina, pero si la actividad es demasiado intensa y existe una patología cardíaca de base (la cual se desconoce) puede desencadenarse un hecho fatal, llegando incluso a producirse la tan temida “muerte súbita”.

Por este motivo la prevención se convierte en un elemento fundamental de la práctica deportiva que debe extenderse a cualquier edad y nivel de deporte. Todo deportista (niño, joven o adulto; amateur o profesional) debería someterse a una revisión deportiva antes de empezar un deporte y seguir con controles periódicos a lo largo de su vida deportiva ya que el cuerpo va cambiando y nunca estamos exentos de que surjan problemas de salud.

Las revisiones deportivas sirven para conocer la morfología del corazón y para saber cómo reacciona cuando lo sometemos a esfuerzo, como sucede cuando practicamos deporte. Un estudio en profundidad permite descartar cualquier patología del corazón de tipo congénito o adquirido que pueda tener consecuencias fatales. El deportista no debe considerar esta revisión médica como un mero trámite para obtener un certificado médico que le permita practicar deporte a nivel federativo sino, como una valiosa información de su estado de salud.

Revisiones cardíacas dirigidas a deportistas

Dependiendo de la edad e intensidad con la que se practica el deporte, el especialista indicará las pruebas más adecuadas, pero en las revisiones de base, las 3 pruebas que se indican son el electrocardiograma, el ecocardiograma y la prueba de esfuerzo.

Qué información nos ofrece cada exploración

Electrocardiograma

El electrocardiograma es la representación gráfica de la actividad eléctrica del corazón. Se mide mediante la colocación de unos electrodos con el paciente en reposo que van unidos al electrocardiógrafo a través de cables y reproduce cada latido de actividad eléctrica del corazón. Sirve para analizar el ritmo, regularidad de los latidos y el tamaño y posición de las aurículas y ventrículos. El electrocardiograma puede detectar un infarto que hayamos padecido con anterioridad, bloqueos y arritmias. Es una prueba muy corta e indolora apta para cualquier persona.

Ecocardiograma

Es una ecografía del corazón que le permite al médico ver cómo el corazón late y bombea sangre. Es una prueba diagnóstica fundamental porque proporciona imágenes en movimiento del corazón. Sirve para detectar problemas en las válvulas o cavidades del corazón y detectar defectos cardíacos congénitos de antes del nacimiento. Si el deportista presenta síntomas como fatiga o dolor en el pecho, la ecografía de corazón permitirá ver si los síntomas provienen de algún defecto cardíaco.

Prueba de esfuerzo

La prueba de esfuerzo es un procedimiento ampliamente utilizado en medicina deportiva para valorar la reacción del corazón ante un esfuerzo o ejercicio real. Tiene el mismo procedimiento que el electrocardiograma pero con la diferencia de que el paciente está sometido a un esfuerzo para valorar la actividad de su corazón en el máximo de sus pulsaciones. Los objetivos esenciales de una prueba de esfuerzo son la confirmación de la ausencia de enfermedades cardíacas y la valoración de la capacidad de hacer ejercicio.

Existen varios tipos de pruebas de esfuerzo que se realizarán según el nivel de exigencia física del deportista, esto es, si es profesional o amateur:

  • Prueba de esfuerzo básica: consiste en valorar la respuesta del organismo mientras el deportista corre en una cinta o pedalea en una bicicleta estática.

  • Prueba de esfuerzo con gases: En este tipo de prueba se introducen sistemas de medida de intercambio de gases respiratorios y ventilación pulmonar. Permite evaluar la respuesta del sistema de transporte de oxígeno y del metabolismo energético. Este tipo de prueba permite medir de forma objetiva la capacidad funcional del individuo.

  • Prueba de esfuerzo con gases y lactatos: La medición de los niveles de ácido láctico durante una prueba de esfuerzo, nos permite conocer su concentración en sangre, proporcionándonos información sobre el metabolismo energético en diferentes cargas de trabajo. Con esta prueba podemos conocer la potencia anaeróbica del deportista, necesaria para determinar las cargas de entrenamiento.

Comentarios