Hablamos de tu salud

Tecnología

Ureteroscopia, dudas resueltas

Abril 16, 2019

La Ureteroscopia es un instrumento para la extracción de cálculos renales que se utiliza en aquellos casos en los que el cálculo es demasiado grande para ser expulsado por la orina, y que por tanto necesita intervención quirúrgica. Es una técnica mínimamente invasiva ya que consiste en introducir un endoscopio pequeño en la vejiga a través de la uretra sin realizar ninguna incisión en el cuerpo para extraer el cálculo. Las tasas de éxito de esta técnica son muy altas y el riesgo de complicación muy bajo.

Los tratamientos para la litiasis renal persiguen tres objetivos: evitar su producción, resolver la litiasis existente evitando sus posibles efectos adversos y prevenir la reaparición de la misma. Asimismo, el Dr. Juan Manuel Villamizar, urólogo de Clínica Creu Blanca, nos detalla los casos en los que conviene realizar una ureterosocopia.

  • Si se tienen cálculos en el uréter que difícilmente puedan salir espontáneamente o que estén causando grandes molestias.
  • Si se tienen cálculos en el riñón que no se pueden tratar con otra técnica como las ondas de choque.
  • Para averiguar por qué hay sangre en la orina del paciente.

Existen dos tipos de ureteroscopias dependiendo del tipo de instrumento utilizado. Puede ser rígida o flexible. La ureteroscopia rígida se lleva a cabo, literalmente, con un tubito telescópico rígido el cual sólo permite ver en línea recta, mientras que el tubito utilizado en la ureteroscopia flexible puede girar hasta 180º y proporciona una visión retrospectiva.Normalmente se utiliza la ureteroscopia flexible cuando los cálculos están en el riñón o cerca del mismo, mientras que la rígida por lo general se utiliza cuando están en la parte inferior o media del uréter, cerca de la vejiga.

En el caso de que os tengáis que someter a esta técnica, os dejamos una serie de preguntas frecuentes para resolver vuestras dudas:

¿Qué ventajas ofrece la ureteroscopia en comparación con otros tratamientos?

En la mayoría de los casos permite visualizar el cálculo directamente y por lo tanto introducir instrumentos especiales o láser para romperlo. El ureteroscopio pasa por canales naturales del organismo y no requiere incisiones en la piel. Si se puede ver el cálculo, es muy probable que se pueda desmenuzar en una sola sesión.

¿Cuál es el porcentaje de éxito de la ureteroscopia?

Superior al 90%

¿Qué riesgos conlleva la ureteroscopia?

  • Infección urinaria
  • Hemorragia leve
  • Constricción del uréter
  • Imposibilidad de fragmentar y extraer el cálculo
  • Desprendimiento del uréter
  • Molestias abdominales o en la espalda
  • Efectos secundarios de la colocación de un stent doble J

¿Cuáles son las alternativas a la ureteroscopia?

  • Ondas de choque (ESWL)
  • Nefrolitotomía percutánea (PCNL)
  • Cirugía laparoscópica o abierta. Tiene un mayor porcentaje de éxito que la ureteroscopia, pero requiere hacer varias incisiones y una hospitalización más larga. Por ello presenta un mayor riesgo de infección, aunque pequeño en términos absolutos. En general se realiza cuando fallan los demás tratamientos.

¿Cada cuanto tiempo se puede repetir una ureteroscopia?

En el caso de no poder acceder al cálculo con el ureteroscopio en el primer intento por la presencia de una inflamación, se podría colocar un stent doble J. Este permite que la orina fluya desde el riñón a la vejiga a la vez que ensancha el uréter, por lo cual resultará más fácil empujar el ureteroscopio hacia arriba para llegar al cálculo y extraerlo.

Algunas veces, si el cálculo es muy grande quizás no sea posible sacarlo en una sola sesión, por lo que habrá que realizar un segundo procedimiento. En otros casos pueden subir hasta el riñón pequeños fragmentos o incluso todo el cálculo. Si se dispone de un ureteroscopio flexible, se podrá llegar con él hasta el riñón para extraer los fragmentos o romperlos con un láser.

¿Me pondrán puntos cuando me hagan la ureteroscopia?

No, ya que el ureteroscopio pasa por canales naturales del cuerpo y no requiere ninguna incisión en la piel.

¿Cuándo podré volver a ducharme o bañarme?

Al día siguiente de la intervención.

¿Cuándo se quita la sonda de la orina?

Por lo general al día siguiente de la intervención.

¿Para qué sirve el stent?

Para facilitar el flujo de la orina desde el riñón hasta la vejiga y para prevenir los dolores cólicos (fuertes dolores producidos por espasmos en las vías urinarias).

¿Cuándo se retira el stent?

Varias semanas después del procedimiento se realiza una radiografía. Si no hay cálculos visibles, se puede retirar.

¿Son hereditarios los cálculos de riñón?

Pueden serlo. Sabemos que los pacientes con este tipo de cálculos suelen tener familiares que también los han tenido alguna vez.

Comentarios