Hablamos de tu salud

La mirada del experto

Soluciones para la sequedad vaginal

Enero 28, 2019

Los primeros síntomas de la sequedad vaginal se suelen empezar a notar en la esfera sexual, aunque el malestar se acaba trasladando a la vida cotidiana: escozor en la vulva y vagina, picor, molestias vulvares, cistitis de repetición... La sequedad vaginal se presenta cuando los tejidos de la vagina no están bien lubricados y sanos. La culpa la tienen los estrógenos, que por determinadas circunstancias disminuyen y afectan a la lubricación de la vagina. Todo esto, acaba causando un malestar que afecta de manera importante a la calidad de vida.

Maite Fernández, especialista en Ginecología de Creu Blanca, asegura que “es un problema muy frecuente en las mujeres. Se calcula que más del 50% de las mujeres en los primeros años después de la menopausia presentarán síntomas de sequedad vaginal. Con el paso de los años, según algunos estudios, más del 80% de mujeres la acabarán padeciendo. Y es la causa de que el 30% de las mujeres españolas abandonen las relaciones sexuales después de la menopausia”.

De hecho, el desencadenante de la sequedad vaginal suele ser la menopausia, aunque no es un problema exclusivo de esta etapa. “La sequedad vaginal es consecuencia de la falta de estrógenos en la vagina. La vagina necesita estrógenos para estar elástica y sana, por lo que todas aquellas circunstancias que hagan que los estrógenos disminuyan pueden afectar a la vagina”.

“Lo más frecuente es que lo veamos en mujeres después de la menopausia, pero también aparece en mujeres jóvenes con cáncer de mama u otros tumores que hacen que se pierda la función del ovario con los tratamientos, en mujeres que toman anticonceptivos hormonales de baja dosis de estrógenos, después del parto o durante la lactancia o en mujeres que hacen ejercicio intenso, que fuman de manera importante o con alto nivel de estrés” – afirma la Dra. Fernández.

Por suerte hoy en día existen muchos tratamientos que solucionan el problema:

  • Cremas, óvulos o comprimidos que se colocan en la vagina y que llevan estrógenos o ácido hialurónico.

  • Infiltraciones con ácido hialurónico en la entrada de la vagina: es un tratamiento útil sobre todo en los casos iniciales cuando el dolor se localiza en la entrada de la vagina.

  • Infiltraciones de factores de crecimiento en la entrada de la vagina: también cuando queremos tratar una zona concreta.

  • Láser vaginal: es un tratamiento local que se realiza en consulta sin anestesia y con muy buenos resultados en 2-3 sesiones. Consiste en bioestimular la mucosa vaginal a través del láser.

  • Ospemifeno: es un tratamiento oral para la sequedad vaginal. Actúa imitando a la hormona pero sin serlo, con lo que obtenemos los beneficios a nivel de la vagina y hueso, pero sin aumentar el riesgo de cáncer de mama ni de endometrio.

Para ponerle remedio a la sequedad vaginal hay que darle la suficiente importancia y ponerse en manos de un especialista. “Los primeros síntomas se suelen empezar a notar en la esfera sexual. Molestias o dolor al tener relaciones, escozor en la vulva y vagina al terminar. Pero a la larga los síntomas se van haciendo persistentes incluso sin tener relaciones: picor, escozor, molestias vulvares, síntomas urinarios, cistitis de repetición”. – recuerda la Dra. Fernández. A partir de aquí el médico nos ayudará a elegir la mejor opción para nuestro caso.

Comentarios