Hablamos de tu salud

Salud y consejos

Movember: El movimiento de concienciación del cáncer de próstata

Noviembre 09, 2018

Cuando llega el mes de noviembre, muchos hombres se dejan crecer el bigote como símbolo de lucha contra las enfermedades más frecuentes del hombre.

Es el “Movember” (de la contracción en inglés Moustache, bigote y November, noviembre) un movimiento que quiere crear conciencia sobre temas de salud masculina como el cáncer de próstata, el cáncer de testículos o enfermedades de salud mental como la depresión.

La originalidad del movimiento, que también se ha vuelto muy representativo en la cultura de las redes sociales, se la debemos a un grupo de chicos de Australia que en el año 2003 se dejaron crecer el bigote en señal de apoyo a un amigo que padecía cáncer de próstata, el segundo tipo de cáncer más frecuente en hombres. Desde entonces, se han extendido a nivel mundial las asociaciones dedicadas a dar apoyo a los hombres y a recaudar dinero para la lucha de estos problemas de salud.

Y es que según cifras de la Asociación Española Contra el Cáncer, en 2017 se diagnosticaron 30.076 casos de cáncer de próstata. Esto es, de cada 100.000 habitantes, 132 tienen cáncer de próstata. La incidencia de este tipo de cáncer aumenta a medida que aumenta la edad de los hombres.

Además, este tipo de cáncer no suele dar señales, por eso es muy importante a partir de los 50 años realizarse revisiones periódicas que consistirán en la realización de un tacto rectal y un análisis de sangre con PSA. Este análisis de sangre busca la presencia en sangre de una proteína que producen específicamente las células prostáticas. Aunque el resultado de este análisis no indica necesariamente la presencia de un cáncer, sí servirá como guía para el médico en la necesidad o no de realizarse una biopsia.

La Unidad de Urología de Clínica Creu Blanca dispone del robot ARTEMIS con el que realiza biopsias de próstata localizadas y de alta precisión que confirman o no la presencia de un cáncer. Con un diagnóstico definitivo es posible planificar un tratamiento eficaz, lo que repercutirá de manera positiva en la calidad de vida del paciente.

Comentarios