Hablamos de tu salud

Salud y consejos

Cuándo acudir a urgencias ante un episodio de gripe estacional

Enero 16, 2019

La intensidad de los síntomas nos alertará de si debemos acudir o no a un centro de urgencias.

Inicio súbito de fiebre, tos seca, dolores musculares y articulares, dolores de cabeza y garganta, intenso malestar y abundante secreción nasal. Son la sintomatología que comparten resfriado y gripe estacional. Sin embargo, los médicos prefieren diferenciar una afección de otra: en la gripe, los síntomas pueden llegar a ser mucho más intensos.

Según el Dr. Gastone Zucchiati, médico de urgencias de Clínica Creu Blanca, en el momento en el que se rebasa la frontera de la fiebre alta y persistente (se considera alta a partir de los 38.5º), se entra en un estado catarral que no mejora en 48 horas y se tienen dificultades respiratorias de cualquier intensidad, entonces es el momento de ir a urgencias.

Se prevé que durante la segunda y la tercera semana de enero la enfermedad entre en fase epidémica pero con baja intensidad. Esto es lo que ha publicado el Plan de Información de las infecciones respiratorias en Cataluña (PIDIRAC). Las bajas temperaturas y los episodios de frío polar son el ingrediente principal de las enfermedades de infección respiratoria.

El Dr. Zucchiati, aconseja la vacunación antigripal anual como método más eficaz para prevenir los episodios de gripe. “Sobre todo en los grupos de riesgo como niños pequeños, personas mayores de 60 años, embarazadas y enfermos crónicos”.

La gripe estacional tiene fácil propagación y se trasmite rápidamente en entornos como las escuelas y las residencias de ancianos. Al toser o estornudar, las personas infectadas dispersan en el aire, a distancia de hasta 1 metro, gotículas infecciosas con virus. El período de incubación (tiempo trascurrido entre la infección y la aparición de la enfermedad) es de unos 2 días, pero oscila entre 1 y 4 días.

A propósito de esto, la Organización Mundial de la Salud, en su observación anual de la gripe estacional, incluye medidas de protección personal como:

  • Lavarse las manos frecuentemente y secárselas bien.
  • Mantener una buena higiene respiratoria, cubriéndose la boca y la nariz al toser o estornudar con pañuelos desechándolos correctamente.
  • Auto aislarse rápidamente en caso de malestar, fiebre u otros síntomas gripales.
  • Evitar el contacto con personas enfermas.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.

En los casos leves, el tratamiento será sintomático. Descanso, mucha hidratación y una buena alimentación que nos ayude a reponer fuerzas y aumentar nuestras defensas a la espera del próximo virus.

Comentarios