Hablamos de tu salud

La mirada del experto

Alergia ambiental en invierno

Diciembre 13, 2017

La Dra. Inmaculada Herrera, especialista en alergología de Clínica Creu Blanca, nos envía este artículo acerca de las cada vez más presentes alergias ambientales en invierno:

Es habitual que las reacciones alérgicas a pólenes se desarrollen durante los meses de primavera manifestándose en forma de Rinitis, Conjuntivitis, Dermatitis y/o Asma, pero es importante conocer que estas reacciones alérgicas pueden producirse también en meses de invierno tanto por árboles que polinizan en esta época, como por plantas de polinización multi-estacional (malezas), y por antígenos contaminantes de interiores.

La principal fuente de polen alergénico en meses de invierno es la familia de árboles Cupresácea, siendo el Ciprés Arizónica (Cupressus arizónica) el más representativo de esta familia.

Los Cipreses se identifican fácilmente por su altura (pueden llegar a medir hasta 30 m), su forma cónica o ahusada, y su presencia habitualmente formando hileras en cementerios y setos.

La Alergia al polen de Cupresáceas es cada vez más frecuente principalmente por el alto uso de Cipreses en urbanizaciones y jardines de casas. En la actualidad se estima que la frecuencia de Polinosis por Cupresáceas está entre un 20 y un 40%, y en ciudades como Madrid y Barcelona entre el 40 y el 50% de los alérgicos al polen están sensibilizados a Cipreses.

La polinización de las Cupresaceas se puede extender desde noviembre hasta marzo, pero el recuento de polen ambiental es mayoritario durante los meses de enero, febrero y marzo, y los días secos y soleados son los de mayor presencia ambiental de polen.

Un dato importante que deben conocer pacientes alérgicos al polen, es la existencia de proteínas de reactividad cruzada entre los pólenes y alimentos vegetales.

Esto significa que pacientes alérgicos a pólenes pueden desarrollar síntomas alérgicos tras la ingesta de vegetales que contengan estas proteínas, siendo recomendable tomar medidas preventivas como evitar la asociación con co-factores que actúan como exacerbadores de reacciones alérgicas alimentarias: el ejercicio físico, el alcohol, y los Antinflamatorios no Esteroideos (AINES).

En el caso de Cupresáceas, recientemente se ha descubierto la existencia de una proteína de reactividad cruzada con frutas: melocotón y cítricos.

Otros árboles y plantas que liberan polen al ambiente en meses de invierno son el Fresno (de la familia Oleacea), el Aliso, el Avellano, el Álamo, el Chopo, la Artemisia, el Sauce y la Parietaria.

Pero los pólenes no son la única causa de Alergia durante meses de invierno. En este período las casas están menos soleadas y suelen ventilarse menos, y esto, junto con el uso de las calefacciones, hace que aumente la concentración de ácaros, hongos y antígenos de animales (perros, gatos, cobayas, etc.) dentro de las casas, que puede desencadenar síntomas de Rinitis, Conjuntivitis y/o Asma en pacientes alérgicos.

Comentarios